Todas las entradas de: administrador

MAQUETAR YO DONA: UNA PROFESIÓN CON MUCHO ARTE

El verano de 2016 casi acaba de empezar y nosotras nos dirigimos a la redacción de YO DONA, una de las revistas de moda y tendencias más importantes de nuestro país, que publica tanto en formato digital como en papel. Allí entrevistamos a su maquetadora, Adriana Rodríguez, que nos contó con detalle los secretos de esta glamurosa publicación.

Por Asmaa El Bachri, Sabrin Kharroub, Jessica Salguero y Lourdes Sánchez.

– Adriana, ¿qué consejos le darías a alguien que quisiera dedicar al diseño de publicaciones como esta?

Que estudie mucho, que se forme bien, que se especialice en algo que le guste y que lo intente hasta el final. La universidad es una vía, pero también se puede llegar a dedicarte al diseñado estudiando un ciclo formativo. Muchas personas que trabajan en YO DONA provienen del mundo del periodismo, de la dirección de arte, de bellas artes, etc. En mi caso hice cuatro años de la Licenciatura de Periodismo y durante el cuarto año, mientras terminaba la carrera, me matriculé en ciclo formativo de grado superior para complementar con programas prácticos, para formarme más. Después terminé Periodismo.

– ¿Para ti cual es la clave del éxito en este trabajo?

Estar rodeada de buena gente, gente profesional, tener unos buenos jefes o jefas que te enseñen, que te ayuden y formar un buen equipo, aquí no funcionan las individualidades. Para que todo tenga forma se necesita trabajar juntos, cuando estás bien dentro de un equipo lo expresas escribiendo, diseñando. Bajo mi punto de vista, la única forma de alcanzar el éxito es en equipo. Aunque se discuta y no haya las mismas ideas, al final se llega a al  acuerdo. Y, en último término, siempre hay alguien que pone algo de criterio (risas).

– ¿A qué celebridad os gustaría entrevistar en la revista?

En YO DONA nos encantaría entrevistar a Kim Kardashian. Lo difícil es financiar que venga todo su equipo (risas).

– ¿Qué aporta la revista en relación a la igualdad de género?

Se intenta alcanzar, aunque a veces se logra y otras no. En este sentido, se consiguen más avances en la web, porque no se tienen los mismos espectadores de web que de papel.

Terminamos la entrevista recorriendo la redacción,  ojeando revistas y llevándonos alguna a casa. Pasamos un rato estupendo y, desde aquí, le agradecemos a Adriana que quisiera compartirlo con nosotras.

Compartelo! :)

¡TARTA VA!

Entre las actividades comunitarias que ha llevado a cabo Buscando Fortuna nos detenemos en “¡Tarta va!”, una propuesta muy pero que muy dulce.

Por: Álvaro Ruano.

Con la intención de divertirnos junto a las y los más pequeños del barrio de La Fortuna, en Buscando Fortuna nos propusimos, durante 2016, organizar diversas actividades que dinamizaríamos las personas en prácticas después de nuestro paso por el curso de monitores y monitoras de ocio y tiempo libre del proyecto. Se idearon varios planteamientos de actividades a raíz de la pregunta generadora inicial: “¿a quién no le gusta el dulce?”. Así, tras plasmarlo en un papel y días de planificación, se dio forma al evento “¡TARTA VA!”.

Se optó por un diseño basado en equipos de menores que participarían en diversas pruebas repartidas sobre el terreno. En cada prueba se podía conseguir ciertos ingredientes para realizar la prueba final. Las monitoras y monitores de cada prueba se encargarían de juzgar no solo los resultados y tiempo de cada prueba, sino también la cooperación entre los integrantes de cada grupo y sus aptitudes. Entre otras cosas, se premiaba más la diversión y el juego limpio que el tiempo empelado en la prueba.

Una vez finalizadas todas, se llevó a cabo “La prueba final”. Os preguntareis, “¿en qué consistirá una prueba final de una actividad que se llama “Tarta va”?”. En efecto, no se trataba de hacer batidos, la culminación de la prueba se basaba en crear la tarta más dulce y más pintoresca con los ingredientes que se habían obtenido en las pruebas, es decir, la tarta de las tartas. El jurado decidía quién había ganado probando cada tarta pero, la verdad, no conseguimos decidir quién había ganado. Todas eran únicas y, sobre todo, especialmente dulces para el paladar de nuestro jurado, así que allí ganó todo el mundo, no solo por el concurso, sino por ese rato divertido e inolvidable que pasamos.

Compartelo! :)