ENTREVISTA A IGNACIO BARRIO, INSTRUCTOR DE MAMÍFEROS MARINOS DE FAUNIA

Los jóvenes de Buscando Fortuna visitamos Faunia para conocer a Ignacio Barrio, responsable de Faunia del programa de atención a la diversidad funcional con mamíferos marinos “Mamíferos Marinos para la Integración”.

Por: David Encabo y Alejandro Sanz.

 Durante el veraniego mes de agosto visitamos el centro de animales Faunia para entrevistar a Ignacio Barrio, una de las personas encargadas de los entrenamientos de los mamíferos marinos. Aquí os dejamos la información que pudimos recabar sobre estos animales, que por lo que hemos podido ver y aprender de ellos son realmente interesantes. Esperamos que esta pequeña pincelada sobre los mismos os levanten las ganas de conocerlos más a fondo.

Buscando Fortuna (B.F.). Tenéis un método de integración con los animales, ¿no?

Ignacio Barrio (I.B.). Sí, tenemos a los animales adaptados para poder acercárselos a la gente y ver la respuesta tanto de los animales como de las personas para un uso de integración.

 (B.F.). ¿Qué es lo que te llevo a trabajar aquí en Faunia con los mamíferos marinos?

(I.B.). Bueno, siempre me había gustado el mundo de los mamíferos marinos, pero al principio no enfoqué mi carrera directamente hacia esto sino que lo enfoqué al mundo del buceo. Soy instructor de buceo. Había trabajado en mar abierto y me encantaba. Pero sí que es cierto que siempre me llamaban la atención y se me dio la oportunidad de venir y empezar a trabajar con ellos y una vez que empiezas es muy difícil dejarlo.

 (B.F.). Hablas de que tu carrera no estaba enfocada directamente a esta tarea, así que ¿qué formación necesitas para poder trabajar con ellos?

 (I.B.). Lo ideal sería estudiar psicología, para realmente entender a través del entrenamiento animal. Mucha gente piensa que hay que estudiar biología o veterinaria. Nosotros en el departamento de observación ya tenemos biólogos y veterinarios que se encargan de la salud de los animales. Nosotros estamos mucho más especializados en el trabajo mental y en el entrenamiento, así que algo de psicología sería positivo.

 (B.F.). ¿Cómo es trabajar con ellos, ¿son animales son temperamentales o más bien calmados?

(I.B.). Tenemos cuatro especies diferentes aquí, en Teatro Lago, en Bahía Steller y otra en Manatí. Cada especie es un mundo y cada animal dentro de esa especie es otro mundo. Tenemos animales que siendo de una misma especie son totalmente dispares pero, como norma general, si tú a un animal le das refuerzos positivos, caricias, cariño y buen trato el animal se porta bien y no tienes problemas de agresividad. Tenemos una especie nueva, steller, que a priori es muy agresiva, pero nosotros no estamos teniendo problemas en este sentido.

 (B.F.). Con los osos marinos ayudáis a personas con diversidad funcional, ¿Cómo llegasteis a la idea de trabajar con los osos marinos y pensar que podría ser beneficioso para este tipo de personas?

(I.B.). Haciendo pruebas de ensayo y error. Empezamos a probar y veíamos que la respuesta de los animales era muy positiva y el cambio de emoción que sentían estas personas o grupos era sorprendente, entonces vimos que teníamos una herramienta muy buena para conseguir hacer un cambio mental muy rápido.

 (B.F.).¿Nos podrías explicar un poquillo como transcurre el día a día de los osos marinos en este caso?

(I.B.). Nosotros llegamos por la mañana y tenemos unas tareas de limpieza, desinfección, preparación de dietas, mirar valores del agua, etc. Una vez que tenemos ya todo eso, nos dedicamos a ir reconociendo a cada animal: vemos si han tenido algún problema, si han dormido, dónde ha dormido cada uno de los animales, si hay diarreas, si hay sangre o cualquier cosa fuera de lo normal. Después chequeamos a cada uno de los animales: les miramos la boca, los oídos y cada parte del cuerpo para verificar que el animal está perfecto. Eso lo hacemos a primera hora. Luego, una vez visto todo eso, los vamos sacando a lo largo de todo el día y vamos entrenando y haciendo ejercicios dependiendo de cómo estén de actitud: si el animal está bien podemos trabajar y entrenar diferentes cosas. Si, por el contrario, el animal no está en condiciones en ese momento o le dejas aparte o haces con él cosas para que el animal se entretenga, cambie de mentalidad y mejore.

 (B.F.). ¿Habéis tenido el caso de que alguna osa marina u otro mamífero marino tuviese crías?

(I.B.). Sí, hemos tenido una muy buena reproducción de osos marinos con cuatro cachorros y tres de foca vitulina. Son momentos especiales, es lo segundo mejor que hay, después de la terapia. Es muy bonito trabajar con las crías, entrenarlas y pasar tiempo con ellas, porque se crea un vínculo que te permite trabajar muchas cosas.

(B.F.). Entonces en caso de que se tengan crías ¿Os la quedáis aquí en Faunia?

(I.B.). Como normal general sí, pero depende de la cría. Al principio nos hemos quedado con todas las que tenemos de oso. En cambio, la de la foca vitulina ha llegado un momento que el tanque se ha quedado pequeño y hemos optado por moverla a otro parque de nuestro grupo.

(B.F.). ¿Cuál es el método que usáis para amaestrar a los osos marinos, leones marinos etc…)

(I.B.). Bueno nos basamos en el acondicionamiento cooperante, con refuerzo positivo y siempre dándole tiempo a los animales: refuerzas lo que te gusta y lo que no te gusta lo ignoras, dedicándole tiempo y tranquilidad. Es lo mismo que la educación de un niño: tiempo y paciencia.

(B.F.). ¿Todos los animales que tenéis han nacido en cautiverio?

(I.B.). Sí, todos los animales que tenemos han nacido en cautiverio. Estamos en contra de coger animales que han nacido en libertad. Los tiempos están cambiando y nosotros tanto Faunia como Parques Reunidos sí que lo tenemos bastante claro. Acaban de llegar dos machos de steller y uno viene de China y otro de Holanda, no cogemos animales que hayan estado en libertad.

(B.F.). ¿Tienen las crías que nacen en cautiverio instinto de libertad ? ¿Se encuentran agobiadas por estar encerradas?

(I.B.). No lo sé porque no he trabajado con crías, me niego a trabajar con crías. De hecho, me salió una oferta para trabajar con delfines en Túnez y como esos animales venían en libertad me negué, a pesar de que las condiciones laborales eran muy buenas.

 (B.F.). ¿Cuál es tu opinión personal, no sólo sobre Faunia, sino también de zoos y parques que tienen animales en “cautiverio”?

(I.B.). Pues yo creo que los animales ya están en parques, nos guste o no nos guste. Personalmente hay animales que no me gusta que estén en parques y entiendo perfectamente cuando hay grupos colectivos que están en contra de los parques. Yo los entiendo pero la cuestión es que yo lo veo desde dentro. Yo conozco también la otra parte: el funcionamiento de los centros. Desde mi punto de vista, hay que intentar que los animales que ya están aquí estén en buenas condiciones, no sólo que vivan, coman y se reproduzcan, sino que estén perfectos. Sin embargo, si los zoos meramente se limitan a cuestiones económicas no tiene sentido y sería positivo que desaparecieran. Aun así, creo que si soltásemos de forma indiscriminada a los animales que están cautividad ahora mismo estaríamos matando al 99%. Eso sí que me parece injusto, tan injusto como coger animales en libertad.

(B.F.). ¿No es mejor que los animales estén en un entorno ilimitado?  ¿Que no sean ellos los que tengan que estar encerrados, sino los humanos y humanas que vamos a verles, como en lo los safaris?

(I.B.). Sí, claro, estoy totalmente de acuerdo. El problema que tenemos es que a los animales ya los tenemos aquí. Yo cuando quiero ver animales me voy a un safari y veo a los animales o, por ejemplo, me he ido a Sudáfrica y los he visto en libertad. Da gusto verlos en libertad. Sin embargo, yo desde dentro tengo un apego sentimental muy grande con los animales, por ejemplo, tenemos seis osos sudafricanos que conociéndolos te digo que si los soltamos ahora mismo en Sudáfrica duran menos de una semana. Eso tampoco es justo, porque son animales que han nacido aquí en un parque y ahora, si los sueltas, no les estás dando ni una oportunidad porque no saben subsistir por sí mismos. Para mí este tipo de planteamientos son tan erróneos como coger animales en libertad para los parques. Hay un proyecto muy bueno con manatís  que intenta que las crías que nacen puedan ser introducidas poco a poco en una pequeña reserva que hay para que estos animales tengan una semilibertad. Ojalá esto se pudiera hacer con todas las especies y en todos los parques.

Después de que nos respondiera a estas preguntas pudimos presenciar cómo era la actividad del baño con los Osos marinos y finalmente nos despedimos, no sin antes darnos una vuelta por el resto de las instalaciones. Aprendimos un poco más sobre el trabajo de entrenador de mamíferos marinos y la visión de Nacho sobre los zoológicos y centros con animales en cautividad. ¿Cuál es tu opinión?

Compartelo! :)

Deja un comentario