Archivo de la etiqueta: BUSCANDO FORTUNA

BUSCANDO FORTUNA 917, ALGO MÁS QUE MÚSICA

Hoy os hablaremos de un grupo de chicos, de esos que podemos encontrar en todos los barrios obreros. Este grupo de amigos vive en La Fortuna y sus nombres son Antonio, Ezequiel, Samir, Naim, Guille, Enrique, Rubén y Roa. Esta pandilla de preadolescentes, a la que siempre ha unido una estrecha amistad, comparte además de su tiempo de ocio su afición por la música rap.

Por David Encabo y Alejandro Fernández

Ante la necesidad y las ganas de esta pandilla por desarrollar sus habilidades artísticas, Asociación Garaje decidió en enero de 2016 abrir un espacio en Buscando Fortuna donde el rap fuera la herramienta educativa primordial. En el taller de rap Buscando Fortuna 917, los chicos han podido trabajar sus habilidades artísticas, descubrir otras maneras de expresar las ideas y trabajar en equipo, orientados por Artes 1/29 (MC, educador social y miembro de Garaje), y por la monitora de ocio y tiempo libre Yessi Romero. 

Star_v2Al ver que este taller estaba teniendo tan buen resultado, así como el esfuerzo que habían hecho los chavales y su motivación, inicialmente se les propuso que cantaran su primera canción en el pregón de las fiestas de La Fortuna delante de sus familias, amistades y vecindario. Ellos, decididos, aceptaron sin dudarlo. Así que el día 23 de junio de 2016 se subieron por primera vez al escenario. Los nervios eran muchos, pero con ayuda de su coraje y actitud cogieron el micrófono y empezaron a cantar. Cuando terminaron les preguntamos: “¿Qué tal la experiencia?”. A lo que ellos respondieron con una sonrisa: “¡genial!”. Estaba claro que habían disfrutado como enanos y que si de ellos hubiese dependido no habrían sido una ni dos canciones las interpretadas, sino un concierto completo.

Posteriormente, los primeros frutos de su trabajo pudieron amplificarse gracias al videoclip”Madres“, que habla sobre el amor hacia sus madres y de lo que ellas luchan cada día, agradeciendo así lo que hacen por ellos y demostrándoles su cariño y admiración. 

En este tiempo, Buscando Fortuna 917 ha enseñado a las educadoras y educadores que las ganas de trabajar lo pueden todo, y que todo el grupo unido es capaz de comprometerse y cumplir con un trabajo de calidad, porque la ilusión mueve montañas. 


Después han venido muchas más actuaciones: en Interrapción X en Mejorada del Campo, en la Junta de Distrito de La Fortuna, en Palau de la Música de Barcelona,  en el Festival Artículo 31 en Matadero de Madrid, en el Parque Juan Carlos I de Madrid,… Además de otros dos videoclips: “Barrio” y “Feliz“, sumando en total, a fecha de hoy, más de 30.000 visitas en Youtube.

Estos chicos tienen madera y su actitud de auto-superación está contribuyendo a su mejora artística y personal. Nosotros, que hemos podido ir observándoles durante todo el proceso, podemos decir que estamos muy orgullosos de nuestros Buscando Fortuna 917.

 

 

Compartelo! :)

LAS MIL Y UNA CARAS DE LA CIUDAD, ¿CÓMO AFECTA EL MODELO URBANO A LA JUVENTUD DE LA FORTUNA?

El proyecto Artivism de la Universidad Complutense visitó a las y los jóvenes de Buscando Fortuna para conocer su opinión acerca de su entorno urbano cercano.

Por Marina Cerdá.

El pasado día 6 de Abril, el proyecto Artivism quiso darnos voz a las y los jóvenes de Buscando Fortuna y hacernos parte de su iniciativa político-artística, planteándonos cuestiones sociales, económicas, políticas y ecológicas. Para ello, ocho jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 23 años realizamos un recorrido por el barrio de La Fortuna, que fue grabado en formato audiovisual. Posteriormente, cada una de las opiniones y vivencias fue contrastada de una forma más visual en el reportaje “Paseo por La Fortuna”.

Los dos profesionales del proyecto Artivism que nos entrevistaron, (la profesora Paula Requeijo de la Universidad Camilo José Cela de Madrid y su cámara) fueron muy cercanos. Nos propusieron que hiciéramos una ruta de los lugares que solemos visitar y nos identifiquen en La Fortuna, para poder realizar cada pregunta en nuestro entorno habitual, ya que los protagonistas éramos nosotros y nosotras.

El primer lugar que visitamos fue el CEIP Ginés de Los Ríos, un lugar muy transitado por jóvenes de nuestra edad. Allí nos presentamos a la cámara y dimos nuestra opinión acerca de la política y qué cambiaríamos de ella. La respuesta fue unánime, ya que todos coincidimos que la adolescencia y la juventud son colectivos bastante olvidados, únicamente ocupa interés aquello que hacemos mal y no lo que podemos llegar a conseguir. Otro punto en el que coincidimos todos fue el educativo, hoy en día por formarte y conseguir tus sueños hay que pagar sí o sí, y no todo el mundo se lo puede permitir.

El segundo sitio que visitamos fue “La Avenida”, un lugar muy visitado por todo el barrio en general. Allí nos preguntaron nuestros sentimientos hacia el barrio, qué faltaba para los jóvenes, si estábamos integrados… En general, lo que expresamos es que faltan sitios de reunión para nosotros, instalaciones deportivas, actividades alternativas y lugares de ocio gratuitos.

El último emplazamiento fue el parque de Serafín Díaz Antón, donde propusimos nuestras ideas para mejorar el barrio desde la perspectiva de la juventud. Todo el grupo coincidió en destacar acciones para el empleo, ya que la tasa de desempleo juvenil es bastante elevada, y se necesita formación y apoyo en este sentido.

En conclusión nos sentimos muy realizados y cómodos, ya que pocas veces nos dan voz, para expresar lo que sentimos realmente. Sobre todo nos alegra haber podido demostrar a la sociedad que la juventud de La Fortuna tiene sueños y aspiraciones, al tiempo que dificultades para poder conseguirlos y lo que buscamos es derribar el muro lleno de estereotipos que existe en esta ciudad hacia La Fortuna.

Queremos también dar las gracias al proyecto Artivism y a la UCM, por escucharnos y darnos la oportunidad de dejar huella en este proyecto artístico y de compartir opiniones y experiencias que atraviesen fronteras, aportando así nuestro granito de arena a su banco de ideas.

Y si queréis conocer la visión de nuestro barrio de Buscando Fortuna 917, no olvidéis escuchar su tema “Barrio”, que le pone música, flow y crítica social a nuestra ciudad.

Compartelo! :)

BUSCANDO FORTUNA 917 EN EL FESTIVAL ARTÍCULO 31 DE MÉDICOS DEL MUNDO Y EN LA SEMANA DE LA SALUD DE LEGANÉS

Ganas, nervios, satisfacción…estos y otros sentimientos palpitaban los días que nos ofrecieron la oportunidad de demostrar todo lo que hemos aprendido en Buscando Fortuna 917: que nuestros sueños y aspiraciones se pueden expresar a través de la música.

Por Yéssica Romero y Marina Cerdá.

Buscando Fortuna 917 tuvo un arranque de primavera muy agitado.

Para empezar, el viernes 6 estuvimos en el Matadero de Madrid, colaborando con el Festival Articulo 31 de Médicos del Mundo, cuyo principal objetivo es rebelarse contra la injusticia, para tomar conciencia como ciudadanos y ciudadanas y exigir el cumplimiento de los Derechos Humanos

art 31

Buscando Fortuna 917 aportó su granito de arena interpretando el tema “Feliz”, que habla sobre salud, autoestima y educación, demostrando que la juventud también es capaz de llevar unos hábitos de vida saludables y disfrutar de los mismos derechos que resto de la sociedad.

Después de la actuación de Buscando Fortuna 917, tuvimos la oportunidad de ver el largometraje documental de “Sonita”, que trata de una joven afgana inmigrante sin documentación en Irán que lucha por su gran sueño de ser cantante de rap, a pesar de todas las reservas que eso causa en su entorno.

Casi sin tiempo para descansar, el sábado 8 de abril Buscando Fortuna 917 actuó dentro de la programación de la Semana de la Salud de Leganés, en la Junta Municipal de Distrito La Fortuna. Allí interpretaron cinco de sus temas ante un aforo completo, disfrutando con orgullo de todo lo que estaban haciendo. Sobre el escenario, nuestros chicos desplegaron confianza en sí mismos, esfuerzo y creatividad. A cambio, el público dio una calurosa enhorabuena a los jóvenes por su entrega y su trabajo del día a día.

La primavera de 2017 promete, y eso que no ha hecho más que empezar.

Compartelo! :)

UNA FORTUNA DE CUENTOS

Buscando Fortuna ha preparado un cuentacuentos para las y los peques del barrio, cargado de valores y ganas de disfrutar de la literatura.

 Por David Encabo, Alejandro Fernández, Yéssica Romero, Álvaro Ruano y Alejandro Sanz.

En Buscando Fortuna uno de nuestros objetivos es difundir los valores de la interculturalidad desde una perspectiva comunitaria y educativa. Así que, para llegar a nuestras vecinas y vecinos más pequeños, hemos preparado un cuentacuentos titulado El extraño visitante, que próximamente representaremos en el Centro Educativo de La Fortuna. Os dejamos aquí el texto, del que esperamos que disfrutéis tanto como en Buscando Fortuna ya hemos hecho durante su redacción.

En un lugar recóndito de la selva vivía una manada de monos capuchinos. Allí eran felices y compartían su vida, su alimento, los ratos de juego y hasta las pulgas. Su casa se encontraba tan adentro de la profunda selva que muy pocos animales eran capaces de llegar hasta allí. Apenas sabían de su existencia unos cuantos pájaros y alguna que otra rana o lagarto, pero de esos que son amigables.

Una mañana se acercó al grupo un mono, pero no un mono cualquiera. Jamás habían visto un mono tan raro y eso sorprendió a los miembros más jóvenes de la manada, que comentaban entre sí:

  • ¿Qué le pasa a ese mono? ¿Le ha picado algo en el culo?- dijo la monita Lía.
  • No lo sé, pero ¿Habéis visto esas ojeras? Parece que no ha dormido en toda la noche- contestó su hermana mayor Lúa.
  • ¡¡Y mirad qué gris es!!- dijo otro mono que andaba por allí.
  • Es verdad, parece que está sucio- añadió Lúa.

Ese mono tan peculiar se llamaba Tao, y al oír los ruidos decidió acercarse para preguntar algo al resto de monos.

  • Hola amigos primates. Me llamo Tao y he venido hasta aquí porque me han dicho que sólo en este lugar crece una planta que necesito. Llevo andando durante una semana entera- se presentó muy sonriente Tao.

–  ¿Y en ese largo camino es dónde te han picado en el culo?- le preguntó un mono riéndose de él.

–   No me ha picado nada, lo que pasa es que soy un mono mandril, y todos los mandriles somos así y tenemos el culo colorado- le respondió Tao mientras no paraba de rascarse los granitos de la varicela.

  • ¿Y por qué no dejas de rascarte? Parece que estás plagado de pulgas- le preguntó Lúa entre carcajadas.
  • Es que tengo la varicela y estaba buscando una… ¡Por todos los primates! ¡Aquí está la planta que estaba buscando! ¡Al fin me curaré!- Tao se restregó la planta por todo el cuerpo sintiendo un inmenso alivio.
  • Miradle, ¡¡vaya cara pone!!- se burló uno de los monos.
  • Restriégatela en el culito, ¡a ver si te encoge un poco!- se burló Lúa haciendo que el resto de monos rompiese en una gran carcajada.
  • Yo me voy de aquí, sois unos monos muy desagradables y no hacéis más que reíros de mí- Contestó Tao muy enfadado mientras se iba por donde había venido.

 Entonces Lúa, una de las monitas más pequeñas de la familia, fue a contarle al abuelo, el mono más viejo y sabio de la manada, lo que había pasado con intención de hacer que también él se riera. Entre risas le relataba:

  • Abuelo, ha venido un mono más raro…
  • ¿Y por qué era raro?- le preguntó el abuelo.
  • No dejaba de frotarse con unas hojas de color verde. Yo y el resto de monos no podíamos parar de reír – dijo Lúa riéndose por el recuerdo.
  • ¿Y por qué más era raro?- insistió el abuelo.
  • Tenía el culo gigante y rojo, lo más raro que he visto en toda mi vida- le contestó Lúa.
  • Y entonces ¿Qué pasó Lúa?
  • Que el mono se fue por donde había venido ¡Me duele la tripa de tanto reír!- dijo Lúa sin poder parar el ataque de risa.
  • Lúa no está bien reírse de los demás. A veces hablamos de lo que no entendemos y nos dejamos llevar por las apariencias. Que él fuera diferente a ti no quiere decir que fuera peor. Has perdido la oportunidad de conocer cosas nuevas- dijo el abuelo muy serio.
  • ¿Pero abuelo…?- contestó Lúa .
  • No, no hay más que hablar- le cortó rápidamente el abuelo.
  • ¿Pero…?- volvió a insistir la monita.
  • Vete y reflexiona sobre lo que te he dicho- dijo el abuelo mientras le daba la espalda al Lúa para zanjar así la conversación.
  • ¡Juuum!- se quejó Lúa muy resignada.

La pequeña monita se marchó pensativa y un poco molesta por la bronca que le había echado el abuelo. No entendía por qué le había regañado si todo el mundo se había reído. Mientras estaba sentada pensando acerca de lo ocurrido, observó a su hermano pequeña.

  • Cómo pica, ¡Que pare ya!- se quejaba Lía mientras se rascaba todo el cuerpo.
  • Déjame quitarte las pulgas- le dijo Lúa mientras miraba entre el pelaje de su hermana pequeña- Pero espera… no tienes casi pulgas, tienes las de siempre ¡Qué raro!
  • Eso debe ser varicela, yo la pasé el año pasado y me dio una fiebre… Estuve enfermo varias semanas y me picaba todo el cuerpo- comentó un mono que andaba por allí buscando plátanos.
  • Hermanita, yo no me quiero enfermar tanto tiempo- sollozó Lía.

Entonces Lúa se acordó de aquel mono tan raro del que se había reído esa misma tarde. Creía recordar que había dicho que venía en busca de una hierba para aliviar el picor de la varicela. El problema era que la selva estaba llena de todo tipo de plantas y ella no sabía cuál era la correcta. Así llegó a la conclusión de que lo único que podía hacer era ir en busca de Tao, el mono mandril.

– ¡Taaaooooo! ¡Taaaaooooo! ¿Dónde estás? Necesito tu ayuda ¡Taaaoooo!- gritaba Lúa desesperada.

Tras horas buscándole en plena noche lo encontró al fin acurrucado en el tronco de un árbol.

–   ¡Por fin te encuentro! ¡Necesito tu ayuda! ¡Despierta, vamos!- dijo Lúa tirándole del brazo.

–   ¡Un momento! ¿Por qué tendría que ayudarte si me habéis tratado fatal? Os habéis reído de mí y habéis herido mis sentimientos sin yo haceros nada- le contestó Tao mientras se quitaba las legañas.

–    Lo siento mucho Tao, tienes razón y no lo volveré a hacer. Pero ahora ¡Mi hermana está enferma y necesito tu ayuda!- le suplicó Lúa.

  • Y más lo siento yo, no pienso ayudar a monos sin corazón que se dedican a reírse de los demás sólo por su apariencia. Ahora vete y déjame seguir durmiendo- contestó Tao mientras se acurrucaba de nuevo en la rama del árbol.

Entonces Lúa se quedó pensando y recordó lo que le había dicho el abuelo:

 “No está bien reírse de los demás. A veces hablamos de lo que no entendemos y nos dejamos llevar por la apariencia. Que él fuera diferente no quiere decir que fuera peor que tú. Has perdido la oportunidad de conocer cosas nuevas.”

  • Supongo que es el castigo que tenemos que tener por haber tratado mal a otro animal. Nunca habría que tratar mal a nadie, ni permitir que los demás lo hagan- reflexionó Lúa para sí misma.

 Entonces Lúa se fue muy triste por donde había venido. Tao estaba muy enfadado, pero no podía evitar sentir remordimientos. Por eso decidió seguir a Lúa, para así ver qué tipo de mona era y si realmente se merecía su ayuda. Por el camino de regreso a la manada Lúa se encontró con una serpiente:

  • SSSS, ssss, SSS… Eh monita, sí tú- dijo la serpiente para llamar la atención de Lúa.
  • ¿Me dices a mí?- preguntó Lúa mirando a su alrededor.
  • ¡Sí a ti! ¿Podrías ayudarme? Se me ha caído una roca en la cola y no me puedo mover, estoy atrapada- dijo la serpiente mientras apuntaba con su lengua a la piedra que le aplastaba la cola.
  • ¡Claro que te ayudare! – Lúa se acercó rápidamente a la roca, pero cuando fue a levantarla dudó un momento- Pero… ¿No serás una de esas serpientes que se comen a otros animales? Ahora que lo pienso eres más grande de lo normal y nunca te había visto por aquí.
  • No te preocupes, soy carroñera, lo que quiere decir que sólo como los restos de animales que ya han muerto. De esa manera ayudo a que el bosque esté limpio y a que no se contagien enfermedades- le aclaró la serpiente.
  • ¡Anda! ¡Mira qué maja! Bueno pues voy a liberarte y me voy corriendo, que mi hermanita está enferma de varicela y estoy muuuuy preocupada por ella.
  • Pues yo conozco un remedio natural para eso. Es una planta roja que crece aquí cerca. Si me ayudas te ayudo a encontrarla- le indicó la serpiente.
  • ¿De veras? ¡¡Muchiiiisimas gracias!!- contestó Lúa muy feliz.
  • Ufff, por fin puedo moverme, qué alivio. Pues la planta es aquella de allí- apuntó la serpiente con su cola ya liberada.
  • Muchas gracias, seguro que con esto ayudó a mi hermanita.
  • Se te ve muy cansada, ¿Por qué no la pruebas un poco? Te dará fuerzas para continuar el camino- sugirió la amable serpiente.
  • Muchas gracias amiga serpiente- dijo Lúa mientras se acercaba la planta a la boca.
  • ¡Espera! ¡No lo hagas! ¡Esa planta es venenosa!- dijo de repente Tao saliendo de entre unos arbustos.
  • ¿Qué?- contestó Lúa muy asustada.
  • ¡Sí! ¡Quiere que la pruebes para que te envenenes y así poder comerte!- le explicó Tao.
  • ¿Es verdad eso que está diciendo serpiente? ¡Me dijiste que no comías animales vivos!- le preguntó muy enfadada a la serpiente.
  • Y así es, yo no como animales vivos, solo como animales muertos, por eso quería envenenarte…– admitió la serpiente.
  • ¿No te da vergüenza? ¡Yo te he ayudado!
  • Tienes razón pero es que tengo mucho hambre…- confesó la serpiente muy triste.
  • Pues toma un plátano, y deja en paz a los animales- le dijo enfadada Lúa.
  • Oye pues esto no está tan malo, está muy dulce, igual no es tan malo eso del vegetarianismo….- reflexionó la serpiente mientras se alejaba comiéndose el plátano.
  • Muchas gracias Tao, me has salvado. Ahora tengo que irme, estoy muy preocupada por mi hermanita- le agradeció Lúa a Tao, el mono mandril.
  • ..- dijo Tao.
  • ¿Sí?- preguntó Lúa.
  • Te he seguido y he visto que eres una buena mona. Has ayudado a otro animal desinteresadamente y te has parado a pesar de tener mucha prisa. Creo que me he confundido contigo- confesó Tao.
  • No te has confundido, yo me reí de ti y eso está muy mal- admitió la pequeña monita.
  • Bueno, todos nos equivocamos, un error lo comente cualquiera. Te ayudaré si has aprendido la lección y si prometes que no volverás a reírte de nadie ni a criticar su apariencia- le dijo el mandril.
  • Lo prometo Tao. ¡¡Muchas gracias!! ¡¡No volverá a ocurrir!!- contestó rápidamente Lúa.
  • Pues venga, corramos hacia la aldea.

 Ambos se cogieron de las patitas y corriendo en dirección a la aldea. Cuando llegaron a la manada la hermanita pequeña de Lúa, Lía, había empeorado. La familia intentaba consolarla y bajar su temperatura abanicándola pero nada parecía funcionar.

  • Mirad traigo a Tao, él sabe cuáles son las hojas que pueden curar a Lía- dijo Lúa muy contenta.
  • Son estas de aquí- indicó Tao sin perder el tiempo.
  • ¿Y por qué deberíamos de fiarnos de él? Es raro- preguntó uno de los monos de la manada.
  • Confía en él, me ha salvado… Es mi amigo y sabe muchas cosas de la selva- les contó Lúa al resto de monos.

 Entonces los monos se apartaron para que Tao pudiese llegar a la monita enferma. En cuanto puso las hojas sobre su piel la monita empezó a mejorar y pronto abrió los ojos.

  • ¡Mirad! ¡Parece que está despertando!- dijo Lúa muy contenta.
  • ¡Síííííí!, ¡viiivaaa ha funcionado! Muchas gracias Tao, siento haber desconfiado de ti- dijo el mono que unos instantes antes había dudado de las intenciones de Tao.
  • Eres el mejor, perdona por habernos reído de ti- dijo otro de los monostienes que enseñarnos más cosas. ¡Eres increíble!!
  • Estoy muy orgulloso de ti Lúa, has aprendido a dejar de lado los prejuicios- le dijo el abuelo a Lúa dándole un fuerte abrazo.

A partir de entonces Lúa y el resto de monos entendieron lo que quería decir el sabio abuelo:

“Todo el mundo tiene cosas valiosas que aportar, sólo hay que darles la oportunidad de hacerlo. Si juzgas a alguien a primera vista, nunca sabrás lo mucho que te podría haber ayudado a crecer”.

Y colorín colorado, este cuento ha acabado.


Guardar

Guardar

 

Guardar

Compartelo! :)

AGUA VA, AGUA VIENE Y AGUA VUELVE

En Buscando Fortuna salimos a la calle para empaparnos de diversión con las actividades comunitarias “¡Agua va!”, “¡Agua viene!” y “¡Agua vuelve!”.

Por: Alejandro Sanz.

Durante este el verano de 2016, desde el proyecto Buscando Fortuna nos propusimos una manera diferente de dinamizar el parque de la calle San José, a la vez que ofrecíamos una alternativa para aplacar los días calurosos.

Para ello, realizamos tres actividades comunitarias cuya temática era, nada más y nada menos, que el agua. En cada una de las ediciones se variaba ligeramente el formato, aunque todas tenían algo en común, que lo niños y las niñas de La Fortuna se divirtieran y refrescaran durante sus vacaciones.

Dividimos grupos de 5 personas (con una temática distinta en cada una de las ediciones) y, una vez listos los grupos, cada equipo debía dirigirse a una de las ubicaciones en las que estaban una pareja de monitores y monitoras que les explicarían en qué consistía la prueba. Todas las pruebas tenían algo relacionado con la temática de la actividad, desde transportar un vaso lleno de agua sin poder usar las manos hasta una patata caliente en la que la bomba era sustituida por un gran globo de agua. Debían competir todos juntos en equipo contra el tiempo pues, dependiendo del orden de rapidez en el cual se completase cada prueba, ésta aportaba más o menos puntos. Además de los puntos también había algo muy importante que podían conseguir, unos tickets que al final se podrían canjear por globos de agua para la batalla final. La manera de conseguir estos tickets era apoyando y animando a tu equipo, cuanto más compañerismo hubiese al realizar la prueba, mayor número de tickets se conseguían.

Cuando todos los grupos pasaron por todas las pruebas, se procedió al recuento final y dimos paso a la batalla campal, en dicha batalla participaban todos los grupos y el objetivo era simple ¡combatir el calor y el aburrimiento con una batalla de globos de agua! Y, creednos, nadie se salvó de acabar empapado.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Compartelo! :)

MILENA MARTÍNEZ FOTOGRAFÍA A BUSCANDO FORTUNA

Os mostramos el resultado del reportaje fotográfico realizado por la fotógrafa Milena Martínez, donde los modelos de Buscando Fortuna se vistieron con las prendas resultantes del taller de customización que también tuvo lugar en el barrio de La Fortuna.

Compartelo! :)

UNA VIDA MEJOR ENTRE CABALLOS

El pasado 6 de julio, algunas compañeras de Buscando Fortuna tuvimos la oportunidad de visitar el Centro de Equinoterapia de Madrid Sur, en el municipio madrileño de Getafe. 

Por Asmaa El Bachri, Andrea Antequera y Lourdes Sánchez.

Esta asociación ofrece todo tipo de actividades relacionadas con el mundo equino, si bien lo que a nosotras nos llevó allí fue su experiencia como equinoterapeutas. La equinoterapia es una terapia integral empleada por profesionales de la salud (tanto física como mental) para promover la rehabilitación a nivel neuromuscular, psicológico, cognitivo y social, empleando al caballo como herramienta terapéutica.

En el Centro de Equinoterapia Madrid Sur realizan psicoterapia asistida con caballos. Para ello, cuentan con un amplio equipo de profesionales de diferentes ámbitos (médico rehabilitador, educación especial, fisioterapeuta, terapia ocupacional y psicología). Cada profesional define los objetivos para cada persona y planifica sus tratamientos, después el equipo lo pone en práctica y evalúa los resultados. A lo largo de este proceso, la clave se encuentra en que cada persona en tratamiento aprende a entablar una verdadera relación de amistad con los caballos.

Las personas que acuden a la terapia tienen diferentes edades, asisten desde niñas y niños hasta personas adultas. Todas esas personas tienen en común la determinación por llevar un mejor estilo de vida, independientemente de su edad y circunstancias. Tal vez la persona que acude a este tipo de terapia no cure su enfermedad, pero sí comprobará cómo le ayuda a llevar un mejor estilo de vida, a aprender cosas nuevas, a tener más confianza en sí misma e, incluso, a llevar una vida más feliz.

Ejemplo de ello es Juan (nombre ficticio), que cuando llegó al Centro de Equinoterapia Madrid Sur prácticamente ni hablaba, ni se movía. Con el paso del tiempo, en equinoterapia ha aprendido a hablar, ahora tiene más empatía con sus compañeros y compañeras, ha recuperado cierto grado de movimiento…

Finalmente, cuando los caballos ya no prestan sus servicios como “terapeutas”, regresan al campo, donde llevan una buena y relajada vida.

Nuestra reflexión tras conocer el proyecto de Equinoterapia Madrid Sur: “Para empezar un gran proyecto,  hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia. Tú eres tu gran proyecto”.

Compartelo! :)

REINVENTA TU ROPA

En Buscando Fortuna nos gusta innovar y reflexionar sobre el mundo en el que vivimos: así surgió la idea de realizar un taller de customización de ropa usada, que nos permitiera reflexionar sobre nuestros consumos y dar segundas oportunidades a nuestras prendas.

Por Andrea Antequera y Lourdes Sánchez.

Para quien no lo sepa, customizar se trata de reutilizar ropa antigua y con ella crear ropa más moderna y, sobre todo, diferente. Para ello utilizamos tachuelas, tijeras, pegamento, pintura, utensilios de costura, etc. Entre las personas que participaron hubo ideas muy ingeniosas: una de nuestras compañeras creó una chaqueta a partir de un pantalón vaquero y también se hicieron camisetas a partir de faldas, se modernizaron pantalones y camisetas con rajas, roturas, tachuelas, etc.

Después de todo el trabajo realizado, el 4 de julio utilizamos la ropa customizada para hacer un reportaje de fotos por distintas zonas del barrio de La Fortuna.  Sus grafitis, sus parques e incluso sus fachadas nos sirvieron como decorado. Para realizar este reportaje contamos con la ayuda profesional de la fotógrafa Milena Martínez, que hizo un gran trabajo que nos dejó muy satisfechas.

Así que ya sabéis, no olvidéis no tirar la ropa vieja porque podéis reutilizarla: ¡nosotras no volveremos a mirar un jersey viejo con los mismos ojos!

Compartelo! :)